seamp

Cinco Fantasmas para un Castillo.

Aprovechando una corta estancia en Dublín tuve la ocasión de visitar uno de los castillos encantados de Europa y sin lugar a dudas encantador, el Castillo de Malahide.

A la izquierda grabado de 1863 y a la derecha foto del 2009.
Una de las peculiaridades de este castillo es que ha sido habitado por la misma familia durante 800 años, los Talbot, desde 1185 hasta 1975, a excepción de un corto periodo de tiempo (1649-1660) que, tras la conquista de Irlanda por Oliver Cromwell pasó a manos de Miles Corbet, hasta que éste, tras la muerte de Cromwell, fue colgado y descuartizado por traición y el castillo fue devuelto a los Talbot.

Oliver Cromwell
Es por tanto uno de los castillos más antiguos y con más historia de Irlanda.
Vamos a hacer un viaje atrás en el tiempo para recorrer, aunque sea muy resumidamente, la historia de este castillo y de las personas que lo habitaron.

Lord Richard Talbot llegó a Malahide en 1170 durante el reinado de Henry II. El señorío de Malahide fue confirmado por el príncipe Juan, que posteriormente se convertiría en rey de Inglaterra.
Durante siglos fue un castillo muy importante y del que existen bastantes documentos, la primera referencia disponible está en la parte superior de un documento escrito por Edward  IV a Sir Thomas Talbot en 1486, donde aparece un dibujo del castillo.
En un manuscrito de principios del s. XVI de las listas de Castillos y guarniciones del condado de Dublín se incluye Malahide, y también hay evidencia escrita de las reparaciones llevadas a cabo entre 1605 y 1609. En 1657 hay una referencia importante del castillo y sus 605 hectáreas, cuando era propiedad de John Talbot de Malahide, acompañada de un esquema en el que se describe como una casa de piedra con huertos y jardines y muchos árboles junto con otras casas en buen estado.

El castillo estuvo rodeado por una muralla fortificada con puerta delantera y trasera. En este muro de protección exterior había una zanja, una evidente depresión al sur de la puerta de entrada marca el lugar donde antiguamente estaba el foso. Con el paso de los años esta muralla se fue deteriorando y sus piedras se utilizaron para los muros del jardín, los establos y los edificios de la granja. La vieja torre del jardín formó parte de las murallas y hace veinte años se utilizó como altillo. Los restos de la fosa original se pueden ver discurriendo paralelamente a la vía férrea.

Miles Corbet
Cuando Sir John Talbot y Lady Catherine regresaron a Malahide, tras la ejecución de Corbet, lo primero que hicieron fue ordenar la demolición de las obras exteriores de defensa del castillo, alegando que Malahide nunca volviera a servir de residencia a un usurpador.
Alrededor de 1700 el castillo de Malahide recibió nuevos cambios estructurales. Se añadieron dos torres y se ampliaron las ventanas. Entre 1765 y 1782, el ala oeste del castillo fue totalmente reconstruida después de un incendio.
Cuando comenzamos la visita al castillo la primera habitación que vemos se encuentra totalmente forrada con paneles de roble, este lugar se llama Oak Room y originalmente eran el cuarto principal de la torre antigua. Cuenta una leyenda que uno de los Talbot tuvo un sueño en el que se le dijo que debía construir una cámara votiva adornada con pilares de marfil. Pero el marfil era muy caro y muy difícil de conseguir, así que puso columnas de roble pintado de blanco y dijo: “La Santísima Virgen nunca se dará cuenta de la diferencia”. Sin embargo, al cabo de un tiempo, no pudo soportar la visión de estas “velas”, como él las llamaba, y las pintó de negro. Hoy en día esta habitación conserva sus paredes cubiertas de paneles de roble ricamente tallados, en los que se representan historias bíblicas.

Oak Room
La chimenea de esta habitación también ha estado envuelta en el misterio. La escultura tallada muestra el ascenso de la Virgen Maria, y se dice que los años que vivió Corbet en el castillo, la imagen de María desapareció. Cuando los Talbot regresaron, la imagen volvió a su antigua forma.

Entre los muchos cuadros que cuelgan de sus paredes hay uno pintado por Jan Wyck de la Batalla de Boyne en 1690. Se dice que 14 miembros de la familia Talbot desayunaron en esta sala la mañana de la batalla, pero ni uno solo de ellos regresó cuando todo terminó.

La Batalla de Boyne por Jan Wyck 1690 a la derecha y a la izquierda el Gran Salón.
Otra historia singular es la de Maud Plunkett, cuya tumba se encuentra en las ruinas de la Abadía de Malahide y recordada en la balada de Gerald Griffin “La novia de Malahide”



En una veintena de versos se relata la historia de Maud, hija del Barón de Killenn, se casó con Thomas Hussey, barón de Galtrim. Algunas horas después de la ceremonia, fue muerto en una escaramuza local y, así Maud, se convirtió en “doncella, esposa y viuda” el mismo día de su boda. Luego se casó con Sir Richard Talbot, con el que tuvo un hijo, Thomas, por ese motivo está enterrada en la antigua Abadía de Malahide y su efigie se encuentra en su monumento en el que duerme apaciblemente junto a muchos miembros de la familia Talbot.
Sobrevivió también a este segundo matrimonio y se volvió a casar con el Baron John Cornwalsh, jefe de justicia del reino de Irlanda. Su tercer marido también murió, y terminó sus días felices recibiendo una pensión de los tres maridos muertos.

Sir Richar Talbot
Toda esta historia es importante tenerla en cuenta ya que, la principal peculiaridad de este castillo es que continúa habitado por el espíritu de los que, a lo largo de estos 800 años de historia, vivieron en él.
Tantos años de amor, de lucha, de odio, de batallas, celos, engaños, alegrías y penas que se fueron acumulando en sus paredes, tantos nacimientos y tantas muertes, alguno tenía que quedarse atrapado entre sus muros, vagando por toda la eternidad, vigilando su antigua morada, paseando por sus jardines, espiando a los que profanamos sus habitaciones…

Que muchos castillos tienen su fantasma es sabido por todos, pero 5 fantasmas como tiene el castillo de Malahide, ya es batir un record. Y yo me pregunto: ¿Se encontraran entre ellos? Lo más seguro es que cada uno tenga un lugar específico y que ninguno sobrepase este lugar, de esta forma es difícil que coincidan.
Vamos a ver quiénes son y cómo se relacionan con la historia que he contado.
El fantasma de Lord Galtrim, Sir Walter Hussey, hijo del Barón de Galtrim, que en el s. XV fue muerto el mismo día de su boda. Se cuenta que su espíritu deambula por el castillo durante la noche señalando la herida de lanza de su costado y profiriendo terribles gemidos. Su joven esposa se casó con su rival después de que él diera su vida en defensa de su honor y este resentimiento es el que le hace vagar eternamente por la morada de los Talbot.

The Wounded Man (El Hombre Herido) de Gustave Courbet
Lady Maud Plunkett, la esposa de Lord Galtrim, tampoco ha podido encontrar el descanso. Su fantasma no se aparece como lo hizo el día de su matrimonio con Lord Galtrim, si no como se veía cuando se casó con su tercer marido, el jefe de justicia. En este momento tenía fama de ser una mujer regañona y cascarrabias, y en sus apariciones persigue a su marido por los pasillos del castillo.

No podía faltar el fantasma de Miles Corbet que recibió el castillo durante el protectorado de Cromwell. Cuando se restauró el castillo a sus antiguos dueños, Corbet tuvo que pagar por los muchos crímenes que cometió durante su ocupación, incluida la profanación de la capilla de la antigua abadía, además de ser uno de los firmantes de la sentencia de muerte del rey Carlos I. Dice la tradición que sufría de insomnio durante su estancia en Malahide y su conciencia le obligó a pasar sus noches de insomnio galopando, sobre su caballo gris Pooka, por el recinto del castillo. Según la tradición local al camino que anteriormente se denominaba Back Road (el camino de regreso) se le conoce hoy día como Ride Corbet’s (el paseo a caballo de Corbet) y dicen que, el 19 de abril, aniversario de la muerte de Corbet, se puede oír o incluso ver, el fantasma de Miles en su galopante Pooka. Pero no acaban aquí las andanzas fantasmales de Miles Corbet ya que fue ahorcado y descuartizado, y se cuenta que han visto aparecer su fantasmal figura en el castillo ataviado como un soldado con su armadura, pero que luego se divide en cuatro trozos ante los ojos de cualquiera que tenga la desagradable experiencia de toparse con él.

Cuando visité el castillo lo que más me llamó la atención fue una pequeña puerta en un rincón del comedor principal “Es la puerta de Puck, el fantasma” nos dijeron.

A la derecha la Puerta de Puck y a la izquierda el Comedor Principal.
Puck era el bufón de los Talbot en el s. XVI y a su vez ejercía como cuidador del castillo, su principal función era dar la alarma en caso de ataque. Vivía en una torre del castillo ahora conocida como Escalera de Puck, a la que va a dar la puerta que he comentado antes. Pues bien, el tal Puck se enamoró de una pariente de Lady Eleonora Fitzgerald, la cual fue detenida debido a sus tendencias rebeldes. Una noche de diciembre Puck fue encontrado cubierto de nieve cerca de las murallas del castillo con una puñalada en el corazón. Imaginad su trágica figura con su traje de bufón y su gorro con campanillas.
Antes de morir juró que su espíritu permanecería en el castillo hasta que un rey eligiese esposa entre la gente del pueblo, pero no perjudicaría a ningún Talbot varón que durmiera bajo su techo.

Independientemente de la forma en que murió Puck su fantasma se ha visto frecuentando el castillo desde su muerte y su pequeña figura aparece en muchas fotografías del castillo, en una de ellas se puede ver su vieja y arrugada cara mirando entre la hiedra de la pared.
Su última aparición fue durante la subasta del contenido del castillo en mayo de 1976 cuando un miembro del personal de Sotheby's, estaba sentado en el Gran Salón, haciendo el inventario para la subasta, cuando jura que Puck apareció en su escalera. Sin tener ningún conocimiento previo describió a Puck tal como había sido conocido cuando estaba al servicio de los Talbot.
En el Gran Salón del castillo se puede contemplar la pintura de una dama muy hermosa, con un vestido blanco. Nadie sabe su identidad ni la identidad del artista que la retrató, pero numerosos testigos aseguran haber visto esta dama salir de su cuadro y vagar por el castillo en el silencio de la noche. Se la conoce como la Dama Blanca (White Lady).


Hay otras manifestaciones sobrenaturales y apariciones asociadas al castillo, pero están poco documentadas. Con estos cinco que he explicado creo que es más que suficiente para poder decir que es un castillo encantado y que lo ha estado desde hace muchos siglos ya que los espíritus que lo ocupan se han ido formando poco a poco, en estos 800 años de historia algunos de sus moradores en vida han podido coincidir con el espectro de otros, como por ejemplo Puck en el s. XVI bien pudo haber visto a Lord Galtrim gimiendo por los pasillos del castillo o a Maud corriendo tras su tercer esposo. Y quien sabe si Miles Corbet no coincidió en alguna ocasión con Puck acechándole desde la escalera….


Cama con imitación de bambú, Sra. Talbot con Milo y Rose (ultima de los Talbot que vivió en el castillo) Abajo Familia Talbot a la entrada de Malahide en 1900.
En 1976, el Consejo del Condado de Dublín adquirió el castillo de Malahide y Demesne de 268 hectáreas por £ 650.000. Los jardines tienen un área de 20 hectáreas y se crearon entre 1948 y 1973. En ellos hay más de 5.000 variedades de plantas de los hemisferios norte y sur. En los terrenos del castillo también se pueden ver: una garita conocida como Puerta de Malahide, que fue diseñada por A. Souther Forrest en 1886, un antiguo horno de cal, un objeto conocido como Yourell's Well, que produce agua cristalina, y las anillas de anclaje, aún en el terreno, que se utilizaban para atar los dirigibles o aeronaves utilizadas para el patrullaje del canal en la búsqueda de submarinos durante la guerra de 1914.


Puerto de Malahide en 1863 y en la actualidad. Malahide significa "en frente del mar". Abajo calle típica.
Si alguna vez tenéis ocasión de ir a Dublín os recomiendo que visitéis Malahide, es un lugar encantador y su visita no tiene desperdicio.

Las imágenes exteriores son propiedad de SEAMP.
Las imágenes del interior y datos de la historia han sido recogidos de http://www.malahidecastle.com/
Las imágenes que ilustran los fantasmas son ficticias, y han sido recogidas en internet únicamente para ilustrar el tema.

Mª José Pérez, Vicepresidenta SEAMP, 2010 ©