seamp

1968 Misterioso objeto en el firmamento de Lleida

Con este titular  “Misterioso objeto en el firmamento de Lleida” se despertaba la ciudad de  Lleida el sábado 18 de mayo de 1968.
El año en el que nací parece ser un año de avistamientos, así mismo me lo comentaba por correo electrónico mi gran amigo José Luís Grifols, quien cada día 11, al anochecer visita la explanada cercana al santuario de Montserrat con el fin de establecer contacto con quienes él denomina “los de arriba” Son numerosos los casos de extraños objetos en los cielos de Lleida, parece como un lugar elegido por los no identificados para mostrarse.
Este caso tiene connotaciones importantes, pero primeramente repasemos los hechos que se sucedieron en su día para más tarde analizarlos y extraer conclusiones.
18 de mayo de 1968, miles de leridanos tuvieron la oportunidad de presenciar sobre los cielos de su ciudad un extraño objeto a gran altura, cientos de dedos apuntaban hacia aquella “cosa” que deslumbraba y la palabra “platillo” no se hizo esperar.
Un objeto que relucía en el cielo y perfectamente visible por la ciudadanía. Alguien comentó:
-Han venido unos aviones a ver que era.
En efecto, tres reactores de las fuerzas aéreas españolas acudieron al encuentro de este extraño objeto y tras dar varias pasadas se fueron, también se comentó que mientras los reactores daban pasadas el objeto parecía relucir más aún.

Página 6 del diario La Mañana de LLeida, con fecha 18 de mayo de 1968.
Uno de los testigos, un profesor de matemáticas miró el objeto con prismáticos, y lo describió como si tuviera una especie de hélice en la parte superior, como si de un helicóptero se tratara, otras muchas personas mirarían también el objeto mediante telescopios, el objeto no seguía una órbita planetaria y pronto se saldría del enfoque, un objeto enorme, gigantesco suspendido en los cielos toda la mañana y parte de la tarde, su tamaño varias veces superior al de un globo sonda, por lo que se descartó esta posibilidad, más tarde vendrían las conclusiones oficiales.

Uno de los testigos del extraño objeto lo definía así, como si tuviera una especie de hélice en la parte superior, algo poco usual en casos de no identificados.

La explicación oficial era que se correspondía con los restos del satélite Echo 1 que permaneció en órbita 8 años hasta precisamente mayo de 1968, pero, ¿realmente se trató de los restos de este satélite artificial? O puede existir alguna duda razonable, en cualquier caso la historia de los satélite Echo, tanto el 1 como el 2 está marcada por los no identicazos, los ovni.
Satélite Echo 1:
Fue lanzado el 12 de agosto de 1960 a una órbita circular a aproximadamente 1500 Km. de altura. Fabricado con un recubierto de poliéster y recubierto exteriormente por fibra  reflectora de aluminio e inflado en órbita por la liberación de gases, adquiriendo la forma de una bola esférica de 30m de diámetro. Su vida útil fue de 8 años, precisamente hasta mayo de 1968.

Satélite artificial Echo 1.
La historia ufológica de estos satélites, si se me permite esta expresión es sin duda peculiar, ya que tanto el Echo1 como el Echo 2 fueron “espiados” por ovnis, en la noche de un 14 de noviembre, el Echo 2 fue seguido por un extraño objeto en tres ocasiones, pudiendo ser seguido este desde el observatorio de Adhara (San Miguel de Buenos Aires) lo mismo le sucedió anteriormente al Echo 1, en 1960 fue espiado por un ovni,
¿hasta qué punto otras posibles inteligencias controlan nuestros satélites?
¿Pero realmente fueron los restos del satélite Echo 1 lo que se pudo ver en los cielos de Lleida? Realmente el tema no está claro, hay argumentos a favor como por ejemplo que las fechas del final de la vida útil de este satélite coincide con el avistamiento, mayo del 68, las extrañas hélices que algunos testigos decían haber visto bien podrían ser alguna de las antenas que mediante el movimiento daría la sensación de hélices como de helicóptero, el tamaño, más de 30 metros visto en las alturas de los cielos también podría corroborar esta posibilidad, sin embargo a continuación podemos observar unas instantáneas provenientes de una filmación de cuando un satélite artificial entra en la atmósfera y lo que le sucede.

Fotografía 1, de un satélite visto en el cielo.

Secuencia 1 de un satélite artificial en el momento de entrar en la atmósfera, podemos observar un punto luminoso.

Secuencia número 2 del satélite, en pocos instantes el satélite se comienza a desintegrar.

Secuencia número 3 del satélite entrando en la atmósfera, este se desintegra.


Secuencia número 4, el satélite se desintegra totalmente.
Lo más probable que le suceda a un satélite cuando entra en contacto con la atmósfera terrestre es que este se desintegre como hemos podido ver en las secuencias, realmente me resulta algo extraño que el objeto pudiera estar suspendido en los cielos la totalidad de la mañana y parte de la tarde, también me resulta extraño que cazas del ejercito saliesen al encuentro de restos de un satélite, con toda probabilidad el satélite Echo sería seguido desde la NASA en su entrada hacia la atmósfera,
Con este artículo pretendo mostrar las pruebas a favor y en contra, posiblemente fueran los restos o posiblemente no, lo que parece  estar claro es que desde las alturas alguna inteligencia nos observa.

Fran Recio Delegación Barcelona SEAMP 2008.