seamp

Teoría de la Impregnación

En más de una decena de años experimentando y buscando misterios por medio mundo, siempre me he hecho la  misma pregunta, ¿es cierta la “Teoría de la Impregnación”?. En esta ocasión voy a escribiros sobre ella. Os voy a contar y detallar, las distintas opiniones y experiencias que he tenido en mi larga trayectoria buscando fenómenos paranormales. Experiencias, que si fuera cierta esta teoría, hablarían de energías pasadas que se desprenden y dejan  infestado todo tipo de lugares, llegando a formarse energías con vida propia, que son las causantes de múltiples fenómenos.
 
¿EXISTEN LOS LUGARES INFESTADOS?

Los investigadores normalmente, vamos a lugares marcados por la tragedia, buscando que esos emplazamientos sean los más propicios para realizar una investigación y experimentación de campo. Intentando captar ese sufrimiento en nuestros aparatos, ya sea con la forma de un sonido o con múltiples variaciones en campos electroestáticos, electromagnéticos, alteraciones en la temperatura,  en componentes químicos de nuestro entorno  y otras causas que pueden ser detectadas con nuestros aparatos y percibidas en ocasiones por nuestros sentidos. Pero esa energía impregnada, ¿es la causante, o hay más causas?
Las causas o explicaciones que podría daros, sobre cómo se  producen  estos fenómenos, son diversas: corrientes telúricas que darían explicación a las alteraciones en los campos electromagnéticos, en los campos electroestáticos y en las luminarias, así como las distintas alteraciones en los elementos químicos que nos rodean. Otra causa, según la teoría espírita, es que hay almas que se quedan en esta realidad, sin conseguir  ascender, debido a algo que les queda pendiente en esta vida por hacer, alguna venganza o intentar solventar algún problema que causó estando en vida. No podemos descartar nunca, buscar la causa en los testigos, que sean ellos los que provocaran este tipo de fenómenos de una forma inconsciente y dando paso a la fenomenología poltergeist. Los propios investigadores también podríamos tener algo que ver en los fenómenos que acontecen en los lugares más conocidos.  Si nos centramos en la “impregnación” y en la infestación, nos tendríamos que quedar anonadados de la fuerza que tendría esta energía y que la acumulación de la misma, es realmente imprevisible. Voy a pasar a poneros tres ejemplos de lugares infestados.

Pueblo Viejo de Belchite

En Julio del año 1937 el ejército republicano dirigido por el General Pozas, cometió una de las masacres más numerosas de las que se conoce en la Guerra Civil, más de seis mil personas perecieron en sus campos, casas bombardeadas por la aviación y la artillería, miles de personas acribilladas a balazos, fusilamientos, torturas y un sinfín de barbaridades. En los años posteriores no tuvo mejor suerte, la población volvió a ser tomada por el bando nacional. Los siguientes años aparte de ser una población devastada, formo parte del vecindario un campo de concentración llamado “La pequeña Rusia” Republicanos de todas las nacionalidades formaron parte de esta cárcel, situada en uno de los lugares más secos de la Península. Años después, diversos testimonios de testigos, apuntan que este lugar es protagonista de multitud de fenómenos de origen desconocido. Desde finales de los años Ochenta, con la investigación llevada a cabo por el equipo de Carlos Bogdanich y hasta nuestros días, cientos de investigadores, hemos paseado por sus desgastadas calles, visitado sus desvencijados edificios y vivido experiencias difíciles de interpretar, en las que esta teoría nos podría dar una explicación. Belchite contaría con todos los requisitos para ser un lugar impregnado.


Museo Reina Sofía

Es uno de los lugares de Madrid con más fama de encantado. Desde 1986 se dedica a exposiciones de arte, entre sus joyas se encuentra el Guernica (Picaso) que también esconde su leyenda y fue detonante de varios de los fenómenos  acontecidos. Los  trabajadores, visitantes y vigilantes han vivido multitud de experiencias paranormales y estas eran tan ”voz populi” que salieron a la luz pública. Denuncias a la Comunidad de Madrid, bajas psicológicas en los cuerpos de seguridad, ríos de tinta en periódicos y revistas, programas de radio, televisión y terrores silenciados, fueron algunas de las crónicas más actuales del edificio. A principios del siglo XVIII, Fernando VI fue el propulsor de centralizar la sanidad madrileña y mandó construir este edificio en el lugar donde anteriormente se encontraba un albergue de mendigos. La precariedad y las infecciones habían matado a cientos de ellos. Ya en épocas de Carlos III, este edificio abrió sus puertas llamándose “Hospital Real de San Carlos”. Antes de la inauguración, este lugar ya tenía fama de encantado, debido a los accidentes acontecidos en su construcción y a las muertes originadas por la enfermedad. De esta manera, la leyenda continuó despierta. Desde mediados del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX este edificio hizo las funciones de Hospital General y Provincial. Las muertes acontecidas, los asesinatos de la Guerra Civil, el enterramiento bajo sus muros y los testimonios de los testigos, hacen que este lugar actualmente en uso, cumpla varios de los requisitos de esta teoría.


Hospital del Torax de Tarrasa

Este hospital está a las afueras de la población catalana de Tarrasa, su especialidad, las enfermedades pulmonares. Fue uno de los centros más importantes de España dedicados a la cura e investigación de la tuberculosis, en ella murieron decenas de personas, tanto por la enfermedad,  como por quitarse ellos mismos la vida, tirándose desde las plantas superiores al vacío, impactando contra el suelo, u otras maneras varias de terminar con el sufrimiento. Ya entonces, las leyendas de apariciones y aparecidos eran típicas en las conversaciones de algunas de las plantas, pero si a algo le temían realmente, era a la imagen de una enfermera que iba con una jeringuilla en la mano y a quienes visitaba, al pasar la noche, les trasladaban a la morgue. A raíz de su abandono, fue visitado por investigadores y curiosos con la idea preconcebida de que allí iban a registrar fenómenos inexplicables, y así fue en diversas ocasiones, yo mismo, tuve la oportunidad de poder registrar respuestas a nuestras preguntas, de vivir cambios de temperatura, ruidos extraños y presenciar absorciones de energía. El Hospital del Torax de Tarrasa, cumple todos los requisitos para ser un lugar impregnado.


LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Entre las decenas de personas con las que he hablado, sobre esta singular teoría, expongo como ejemplo la opinión de varias personas con unas creencias y facetas totalmente distintas.
Entre ellos se encuentra mi buen amigo y compañero, José Antonio Plaza, antropólogo licenciado en la UCM, gran conocedor de los cultos de la antigüedad, las creencias, los mitos y religiones
Cuando le pregunté a José Antonio sobre qué era para él la teoría de la impregnación, mantuvimos una conversación de varias horas. Después de debatir sobre la definición de la teoría, me explico que podríamos dividirla en tres vertientes.
<<Los parapsicólogos de orientación espirita, no dudan en atribuir toda esta fenomenología mencionada a la directa intervención de los espíritus, almas o ánimas que de alguna manera se quedan en el lugar de su fallecimiento, con el fin de  resolver asuntos pendientes o encontrar algún tipo de venganza o compensación por su sufrimiento y así poder dirigirse hacia la luz, en muchos casos ayudados por supuestos especialistas, realizando en determinados casos  rituales denominados Limpiezas.
Para la Iglesia Católica y otras confesiones, la infestación siempre es debida a la posesión de un lugar por espíritus no humanos tales como demonios, nunca por personas y, según el contexto en el que se den los inusuales fenómenos estos pueden ser interpretados de forma positiva como milagros o manifestaciones sobrenaturales. En el primer caso  la iglesia cuenta con sacerdotes especialistas que realizaran un ritual denominado exorcismo.
La parapsicología no espirita, nos habla de energías sutiles cuya existencia de  momento  no ha podido ser demostrada y que serían las responsables de estos fenómenos, muchos parapsicólogos e investigadores cuentan con una numerosa aparatología para sus investigaciones. En todos los enfoques de la cuestión  que hemos mencionado, no se cuenta con una evidencia empírica que dé cuenta de estos fenómenos por lo que  las diferentes explicaciones  que hemos expuesto son pura especulación.  Lo que sí es evidente es la gran cantidad de testimonios que existen al respecto, a lo largo y ancho del planeta y desde hace muchísimos  años por lo cual el tema merece nuestra atención>>
Continué con la conversación y quería realmente saber su opinión como antropólogo sobre las creencias.
<<Las creencias son estructuras interpretativas de la realidad, operan de forma dinámica en nuestro cerebro y cualquier evento, lo veremos de una manera o de otra según nuestras creencias previas, pero además las creencias son en última instancia certeza y expectativa, por ejemplo, si yo creo en que determinada medicina cura, aunque me administren un placebo éste me hará efecto, pero no podemos reducir los placebos  solo a medicamentos, todo aquello que simbolice, según mis creencias la curación, me curara, esto explicaría curaciones milagrosas que ocurren en lugares sacros o especiales ,como Fátima , el poder curativo de ciertos manantiales, lugares de poder así como conductas determinadas como peregrinajes, ofrendas y un largo etc. Quiero además resaltar el hecho de que si a un sujeto más o menos sugestionable, le hablamos de un lugar donde se da  determinada fenomenología, es fácil que el sujeto experimente  o reaccione de forma positiva, aunque el lugar del que le hablamos lo estemos inventando y nunca haya sido objeto de ningún fenómeno fuera de lo normal>>
Cuando le pregunté por qué hay tantos lugares mágicos o lugares impregnados tanto  por energía positiva como negativa, la respuesta fue la siguiente:
<<En el caso de las impregnaciones y de otros fenómenos parapsicológicos o de índole inexplicada, el mecanismo es el mismo ,si acudimos a un lugar del que se sabe de antemano que ocurren fenómenos extraños y creemos en ellos, lo seguro será que experimentemos dichos fenómenos, pues de una manera inconsciente  los esperamos. La sugestión juega también un importante papel como factor desencadenante de emociones y como amplificador de las mismas a la hora de experimentar en la mayoría de los casos. También pueden ser sensaciones positivas de bienestar en los llamados lugares de poder, asociados tradicionalmente a fuerzas positivas. Reitero lo de sensaciones subjetivas basándome  en la casi total ausencia de pruebas objetivas  tales como filmaciones de video u otras>>
Con otra de las personas que hablé sobre esta teoría, fue con mi propia pareja, Marta Delgado. Es Diplomada en Turismo y Profesora de Taichí con más de 20 años de experiencia. Cuando la pregunté qué opinaba sobre la teoría de la impregnación, me respondió lo siguiente. <<Considero la impregnación, un fenómeno causado por la emisión de frecuencias energéticas. Los acontecimientos, los pensamientos, las palabras, las emociones y los seres humanos, somos formas de energía, y podemos impregnar fácilmente un ambiente, y dejar “residuos” de esa vibración energética en estancias, objetos y casas. El ser humano es un sistema energético que está continuamente interactuando con el entorno, captando energías y al mismo tiempo emitiéndolas. Cuando vivimos experiencias positivas, emanamos energías positivas relacionadas con el amor, la dicha, el éxito y la tranquilidad y éstas van dejando su huella e impregnando el entorno de vibraciones beneficiosas, que a su vez pueden ser “captadas” por otras personas. Hay sitios donde realmente nos sentimos a gusto y relajados, “como  si estuviéramos en casa” y tenemos la sensación de que ese estado de placidez, nos viene dado por el entorno, que la sensación proviene de fuera de nosotros.
Cuando las experiencias vividas son dolorosas, de enfrentamiento, riñas, sufrimientos, emanamos energías negativas relacionadas con el miedo, la pena, la impotencia, la ira…, estas energías también impregnan, pero en este caso, de vibraciones perturbadoras>>
Las energías seguían llamando mi atención en la búsqueda de la posible hipótesis de estos lugares encantados. Con otra de las personas que hablé fue con Jesús Pertierra, programador de Bases de Datos, CD Multimedia. Ganador de la 6º edición del Premio de la SGAE al mejor CD-ROM. Responsable del programa "La Rueda del Misterio". 
<<En relación a lo que me comentas, decirte, que no descarto para nada dicha posibilidad, más teniendo en cuenta, que si la energía no se destruye, puede verse almacenada en algún lugar.
Tomando en cuenta que este tipo de emisión, podría ser una onda, como el sonido o la luz y visto que se estuvo investigando a ese respecto, la posibilidad que en ciertos productos de la antigüedad, cuando se estaban realizando por los alfareros, podría haberse grabado algún tipo de sonido, porque no, este tipo de ondas pueden quedarse alojadas en ciertos materiales.
La cuestión interesante, es cómo se vuelven a activar, pues para poder escuchar una grabación en vinilo, que afín de cuentas utiliza este sistema, necesitamos un aparataje especial.
¿Puede haber personas que sincronicen con este tipo de ondas?, pienso que sí y más basándome en los estudios que la neurociencia está llevando a cabo últimamente>>
Después de esta respuesta, las preguntas son varias, ¿hay materiales en los que se quedarían mejor los residuos energéticos que en otros?  En ese momento me puse a buscar información sobre materiales y cuáles eran los más propicios para que se quedaran incrustadas esas vibraciones energéticas.

HIPÓTESIS

En los lugares encantados más conocidos, yo creo que hay dos influencias claras en los fenómenos, la influencia de la impregnación histórica, por los sucesos acontecidos y la impregnación de todas las personas que van a hacer sus investigaciones y experimentaciones, y remito a los experimentos y prácticas que se realizan. En la mayoría de las experimentaciones se busca el contacto con el más allá, sobre todo en el momento que estamos realizando experimentos psicofónicos, y mucho más si utilizas como herramienta la ouija u otras técnicas, en realidad estás haciendo una práctica espírita, realizamos preguntas al aire para ser contestadas por algo desconocido, o usamos una tabla con letras, a través de un master que te va dando respuestas, y las grabadoras registrando sonidos y voces extrañas, en ocasiones siendo éstas inteligentes, respondiendo a las preguntas. Otros grupos van con la idea clara de que allí van a ocurrir sucesos extraños y que los van a registrar. Todas estas energías trasportadas por cada persona que ha ido con una idea preconcebida del lugar, coincidiendo en las ideas de otras muchas personas que lo han visitado pensando lo mismo, también podrían dar causa a formaciones desconocidas, provocando los fenómenos que esperamos que ocurran, es decir nuestra mente sería el detonante, para que esas energías se activen.

LOS PENSAMIENTOS TOMAN FORMA

En parapsicología hay términos que hablan de energías que se forman por los pensamientos, llegando a crearse hasta formas con vida propia, como serían los “egrégor” o en las creencias tibetanas ”tulpas”, muy estudiados  por la Doctora francesa, Alexandra David-Neel, que llegó a crear uno. Meses más tarde el ser que había creado era visto por el resto de la gente. Éste poco a poco fue adquiriendo un carácter cada vez más osco, una sonrisa malévola le acompañaba siempre en la cara y la doctora decidió deshacerse de él, parece ser que le costó muchos meses hacer que desapareciera esta energía creada por la mente, que tomo vida y fue vista por el resto de personas que acompañaban a la doctora.
Interpretando que sea cierta la historia de la Doctora David-Neel y de los monjes tibetanos en la creación de estos tulpas de una forma consciente por supuesto, y con muchos meses de meditación y creación por parte de los que lo han “conseguido”, ¿por qué no podría suceder que de una forma inconsciente, se crearan energías con vitalidad propia y comenzaran a hacer su vida con autonomía, siendo perceptibles por algunas personas y por otras no? De una forma sutil, podrían acompañarnos e ir haciendo de las suyas.
Por este motivo no podemos descartar, que inconscientemente nuestra mente vaya creando una serie de formaciones energéticas, que uniéndose con otras, formen solo una y den paso a estos fenómenos, sin olvidar las formaciones ectoplasmáticas que algunos médium proyectan.

ENERGÍAS POSITIVAS

Yo pienso que no podemos descartar que no se produzcan fenómenos, en los lugares positivos, lugares de poder o de apariciones de seres mágico religiosos, que hay a lo largo del mundo, o ¿por qué no? En lugares donde simplemente nos sentimos bien, y no hablo de nuestro entorno o de nuestra propia casa, hablo de lugares que fuera la primera vez que visitamos, lugares que te reflejan la paz y te relajan de tal manera que te quedarías hasta dormido, o simplemente te empiezas a estremecer sin encontrarle ninguna explicación racional.  Los lugares positivos también tienen muchos fenómenos desconocidos que mostrarnos, y no tienen que ser residuos energéticos, aunque existan debido a las peregrinaciones y visitas, sino algo mucho más nuestro, más de la tierra, sus minerales proyectando energía vital, o sus plantas purificando nuestros pulmones y percibiendo la belleza de nuestro entorno, los arroyos con agua pura pasando por las profundidades, esa energía fluye y hace que veamos energías mucho más sutiles y bellas que aún desconocemos y son lugares quizás menos llamativos para la investigación y la divulgación, pero que existir existen, y que la teoría de la impregnación la echaría por tierra según está explicada actualmente, ya que le faltaría el componente de los lugares impregnados por energías positivas, y tal y como nos contaba José Antonio Plaza, pueden llegar a curar, a tranquilizar y a estabilizar, ya sea por las propiedades del entorno que influya en ello como está demostrado, o ya sea la fe de las personas que lo visitan y piensan que se van a curar, jugando una gran baza en este caso la propia mente humana y actuando ésta como detonante para que los  fenómenos ocurran y sean percibidos por multitud de personas.

¿LO SABÍAS?

La definición actual de la “teoría de la impregnación” vendría a decir algo así: En los lugares donde han ocurrido hechos violentos, negativos, donde el sufrimiento ha estado presente ya sea por enfermedad, opresión o tortura, dónde ha habido muertes violentas, dónde se han sufrido malos tratos de toda índole, se queda impregnada toda esa energía acumulada, produciendo fenómenos concomitantes  de distinta percepción, llegando a producirse en los casos más extremos, fenómenos violentos  y agresivos.

Juan Miguel Marsella, Presidente SEAMP 2015.